embarazaaaaaaa.gif

Según las estadísticas cerca del 40% de las mujeres sufren de la presencia de las hemorroides durante el embarazo o el post embarazo. Las hemorroides son una dilatación de las venas, que se producen por una debilidad en la pared muscular de la región anal.

Este problema no está considerado una enfermedad, excepto que aparezcan síntomas tales como sangrado, prolapso, ardor y dolor en la zona; se ser así se denomina “patología hemorroidal”.

En la mayoría de los casos, el factor disparador de este trastorno es la herencia; también, la constipación, el embarazo y el postparto pueden incidir en el incremento de la presión en esa zona y, en consecuencia, pueden aparecer las hemorroides.

TIPOS DE HEMORROIDES:

Internas: Se localizan en el canal anal, por lo que no son visibles. En general, no son dolorosas; no obstante, cuando se produce una ruptura de las venas dilatadas, es posible que aparezca teñida de sangre (ligeramente) la materia fecal.

Externas: éstas son visibles, ya que se ubican en el orificio anal. Suelen ser muy dolorosas.

POR QUÉ SE FORMAN:

Durante la gestación, se produce cambios naturales que modifican la fisonomía del cuerpo: los tejidos de la pelvis se relajan; se producen cambios en el aparato digestivo, lo cual aumenta el riesgo de estreñirse…. La constipación produce que los vasos sanguíneos no puedan vaciarse con normalidad y, por lo tanto, aumente la presión de estos vasos, lo que favorece la aparición de las hemorroides.

2 Comentarios

Dejar una respuesta