embarazada-haciendo.jpg

Continuamos hablando sobre las hemorroides después del parto y durante el mismo. Es común que estas lesiones aparezcan durante el último trimestre del embarazo; no obstante, es posible que se formen en el momento del parto, ya que, sumado al empuje que la mujer ejerce para expulsar al bebé, aumenta la presión de los vasos sanguíneos de la región anal.

RECOMENDACIONES:

1-PREVENCIONES: no es imposible prevenir la aparición de las hemorroides posparto, tan solo es necesario recurrir, desde el primer trimestre del embarazo, a una alimentación natural, ejercitación regular y abundante líquido, entre otras consideraciones; esto disminuirá las posibilidades. Ten en cuenta:

   • Alimentación: La constipación es un factor determinante en el desencadenamiento de las hemorroides, para evitarlo, es preciso consumir una dieta rica en fibras (mínimo 30 gramos diarios), que estimule la flora intestinal. A su vez, se recomienda no ingerir productos que irriten, ya que esto causaría una lastimadura en la mucosa de la región anal y perjudicaría aún más la situación.

   • Abundante líquido: el agua ayuda a mantener trasparente el color de la orina. Se recomienda tomar seis vasos como mínimo por día.

   • Ejercitación regular: es conveniente realizar ejercicios que ayuden a la libre circulación de la región anal.

   • Postura: permanecer durante mucho tiempo sentada para intentar defecar incrementa la presión de las venas en esa zona.

2- TRATAMIENTO: Cuando las hemorroides ya se instalaron, pueden mejorarse manteniendo una alimentación rica en fibras y abundante agua, y evitando los productos que irritan. Además, para desinflamar la región, puedes aplicarte baños de asiento con agua tibia o simplemente darse una ducha de agua caliente para relajar la zona. Por otro lado, utilizar toallas húmedas desechables ayuda a evitar la irritación.

Dejar una respuesta