Los dos últimos meses de embarazo, el bebé, se pasa casi todo el tiempo durmiendo, aunque su cerebro está muy desarrollado y almacena recuerdos, percibe sabores y olores.

El útero, ya comienza a recibir espasmos esporádicos (contracciones Braxton Hicks) aunque esporádicas, increíblemente, esta parte del organismo, ha crecido hasta 40 cm, incluso llega hasta las costillas.

Al bebé, solo le falta desarrollar los pulmones, ya que serán los encargados de suministrarle el oxígeno necesario cuando se desprenda del cordón umbilical.

La mamá, comenzará a sentir la salida del calostro, primer alimento que tomará el niño nada más nacer y que es el encargado de  preparar las paredes de su aparato digestivo antes de recibir el alimento.

En el último mes, se acerca el nacimiento, ya está posicionado para que se produzca este milagro de la vida, para el cual, has de estar preparada. Aquí es donde el medico diagnostica si el embarazo, se puede hacer por su natural o habrá que intervenir con cesárea.

El bebé ya quiere salir y comienza a presionar, ocasionando molestias en la vejiga. Aquí toman parte las hormonas que dan el aviso al liberarse y  activan al cuerpo a producir las contracciones, esta hormona es llamada oxitocina, es la encargada de estimular el parto.

Cuando un bebé llega a la vida y lo coges entre tus brazos, no ha terminado nada, sino que comienza una vida nueva.

Los pulmones del bebé, se liberan del líquido amniótico y se llenan de oxígeno para comenzar a respirar y salir a modo de un llanto fuerte, con él estrena sus fuerzas vocales y te dice ¡ya estoy aquí mamá!

Fuente: web del bebé

1 comentario

Dejar una respuesta