exceso-de-timidez

En ocasiones la timidez puede ser sólo el síntoma de un trastorno más serio, pero es muy importante ayudarle a ganar seguridad, para que su timidez no le impida relacionarse con los demás.

Es el caso de la fobia social o desorden de ansiedad social, que se caracteriza por un comportamiento excesivamente tímido que se mantiene durante más de seis meses y que limita de forma importante la habilidad del niño para desarrollar sus actividades cotidianas: se niega a ir al colegio, es incapaz de participar en clase…

El exceso de timidez también puede ser síntoma del llamado mutismo selectivo, una situación en la que el niño, pese a comprender perfectamente el lenguaje y expresarse con total normalidad en casa o con determinadas personas, se niega (o es incapaz) de articular palabra en muchas situaciones sociales.

El Síndrome de Asperger y el autismo también se caracterizan por actitudes de excesiva timidez.

Dejar una respuesta