jugar-con-padres

Con mucha tristeza los estudios demuestran que esta situación se da cada vez más hoy en día. La falta de tiempo no es excusa, tampoco el cansancio, ya que los fines de semana, cuando no trabajan, muchos de ellos tampoco dedican su tiempo de ocio a los chicos.

Para compensarlo, esos padres gastan cada vez más en juguetes sin darse cuenta de que nada puede reemplazar la presencia del padre, aunque sea un rato. Ese momento intensifica el vínculo entre ambos y ayuda al chico a fortalecer su personalidad y autoestima.

La posibilidad de que el padre se ocupe de él, le preste atención, lo halague ante sus aciertos es imprescindible para su evolución. Así que, padres, a no olvidarse y a moverse y a disfrutar junto con lo mejor que tienen, sus hijos.

Dejar una respuesta