portabebe.jpg

Compartir el cuidado y la crianza de los hijos por partes entre padre y madre vale la pena: une a la pareja, aporta grandes beneficios a los niños y muchas veces es imprescindible para el descanso de la madre. La madre tiene que tener presente que la terapia más eficaz: es la SERENIDAD.

Podemos recordar y practicar los ejercicios aprendidos en el curso de preparación para el parto, muchas veces son fundamentales para esos momentos que estamos agobiadas y muy cansadas. Te damos algunos pequeños consejos para que tengas presente.

TEN EN CUENTA:

• Dormir una noche de un tirón, mientras el papá atiende al bebé no es egoísmo, sino sentido de supervivencia. ¿Para que están los sacaleches?. (Cómo dijimos anteriormente es muy bueno compartir el cuidado y la crianza de los niños).

• Un llanto de vez en cuando descarga parte de la tensión que vamos acumulando, nos hará sentirnos mejor Los prejuicios no consuelan a nadie.

• Maternidad no equivale a cautiverio. No renuncies a las buenas costumbres (deportes, cena con amigos, pasear con los seres queridos….) y cuida sobretodo la relación de pareja.

• De a ratos no está mal delegar en otra persona que le tengas confianza, el cuidado del bebé. No olvides que el bienestar de la mamá repercute en la del hijo.

• Es bueno recurrir en los momentos de depresión a alguien dispuesto a escucharnos, a dialogar y a comprendernos: un amigo, otra mamá.

• No olvides que un poco de ejercicio y una dieta adecuada serenan el ánimo, y nos ayuda a ir recuperando nuestra figura anterior. Eso nos hará sentirnos mejor con nosotras mismas.

• Si todas estás pequeños consejos no dan resultados, hay que pensar qué está generando esa tensión y, si es necesario, acudir a un psicólogo.
 

Dejar una respuesta