mother-and-baby

Si tu bebé es como la mayoría dormirá entre 14 y 16 horas diarias, repartidas en varias secuencias durante toda la jornada. Y será así durante los tres primeros meses, más o menos, porque un recién nacido no diferencia el día de la noche y su sueño sólo tiene dis fases (sueño activo y sueño adulto) a diferencia de las cinco del sueño adulto. Así debe de ser para que sus necesidades estén cubiertas.

Todos los niños pequeños, a medida que crecen, se van adaptando a los horarios de la vida familiar. Pero al principio, las cosas van de otra manera. Van a ser los padres los que se adapten a él.

Ten presente que:

–Sed realistas: Un bebé que se despierta mucho por la noche es un bebé normal. No lo sería si cuantificamos todas las horas que duerme durante el día la suma fuera anormalmente baja.

–Sed flexibles: Es cierto que es bueno mantener cierta rutina pero también lo es que los niños necesitan estar con sus padres cuanto más tiempo mejor. Así que cuando vuelvas de trabajar, no tengas prisa. Dedícale tiempo a tu hijo sin estar pendiente de si ya es hora de bañarle o no. Estarán los dos más relajados y la entrada en el sueño será mucho más fácil.

–Sed optimistas: ¡Todos los niños acaban duriendo! De la misma manera que todos, salvo los que tienen alguna patología grave, terminan hablando o controlando sus esfínteres. Recuérdalos siempre, dormir es un proceso evolutivo como lo es caminar.

Compartir
Articulo anteriorAspectos en que te cambia la maternidad
Artículo siguiente10 cosas que no sabías sobre las hormonas (III)
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta