bebe-caminando

Desplazarse “en cuatro patas” es una etapa más del desarrollo que suele empezar en torno del noveno mes, y con la que el bebé entrena capacidades que lo preparan para aprender a caminar. Es bueno y deseable que gatee, pero también es cierto que muchos chicos sanos se largan a caminar sin haber gateado. Conviene informar al pediatra y asegurarse de que el bebé se está desarrollando como corresponde a su edad.

Debemos comprobar si tiene los estímulos y las oportunidades necesarios para gatear. Si se pasa el día en la sillita de paseo o dentro de su cuna o corralito, difícilmente podrá practicar.
Lo adecuado es dejarlo con frecuencia en el piso, sobre una alfombra, y colocarle sus juguetes favoritos a cierta distancia, para animarlo a que los alcance.

Dejar una respuesta