roncar.jpg

Los niños que roncan pueden perder hasta 11 puntos de su coeficiente intelectual  y ver afectado su rendimiento escolar por el cansancio y los trastornos de comportamiento que sufren, según los especialistas.

Se estima que un 12% de los niños son roncadores y la mitad de ellos sufre de incontinencia urinaria cuando duermen. Además, estas apneas del sueño triplican el riesgo de padecer un trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Otras consecuencias serían: trastornos en la forma de la cara  -desarrollando “dientes de caballo”- incontinencia urinaria nocturna, cansancio diurno y bajo desarrollo de peso y altura, entre otras.

Sobre el último aspecto, los niños roncadores sudan y consumen más calorías de lo habitual por la noche, lo que produce una “disminución” de la fabricación de la hormona del crecimiento.

Compartir
Articulo anteriorEstá inquieto ¿serán los dientes?
Artículo siguienteBebés celíacos

Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc.
Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)… ¡entre muchas otras cosas!

1 comentario

Dejar una respuesta