Cada niños es único, quizá estemos ante momentos difíciles, por todo los que nos rodea, para enseñar a los niños a ser “buenas personas”, pero no olvides que también es un tiempo en que esto es más urgente y importante que nunca. 

Entre los 0-2 años. A esta edad, el niño no puede ver más que sus propias necesidades, así que a no ilusionarse pensando que lo vamos a convencer de prestar sus juguetes o dejarnos descansar después de un día ajetreado. IDEAL PARA: despertar su sentido de compasión y empatía tratándolo con amabilidad y ayudándolo a reconocer sus emociones y las de los demás, mientras alentamos sus buenas actitudes y le ponemos límites cuando sea agresivo.

Entre los 3-5 años. En este período empieza a disfrutar de la convivencia con otros niños, a compartir sus cosas, le gusta tener amiguitos. 
IDEAL PARA: aprovechar a enseñarles a compartir y exigirles con más rigor que controle sus ganas de pegar, que logre dominarse de sus berinches,( si los tiene)  Hacerle ver que las cosas marchan mejor cuando se tiene una actitud positiva que cuando no se tiene.

Entre los 6-10 años. Por lo general, a esta edad, los niños ya tienen un buen sentido de la justicia y nivel de autocontrol, y desarrollan una
gran capacidad de empatía (ponerse en el lugar del otro). Incluso así, a sabiendas de que hacen mal, pueden creerse algo que no son o agrandarse por la influencia de amigos y ser crueles con sus semejantes.
IDEAL PARA: convensar mucho con ellos acerca de la responsabilidad que tienen porque ya son mas grandes, de la importantcia del respecto y de ser irrespetuoso o prepotente, del daño que se puede hacer a otro,  de las consecuencias que provocan los actos indebidos y —si es el caso— hay que ser firme al sancionarlo.

Dejar una respuesta