Cuando el test de embarazo te dio positivo, supiste que tu vida iba a cambiar: a partir de ese momento, lo más importante empezaba a transcurrir dentro de tu panza. Muchos cambios en tu organismo y todos se dieron dentro de los nueve meses mágicos del embarazo. Te presentamos una guía del crecimiento del bebé en gestación, para seguir tu embarazo paso a paso.

  • Primer mes de embarazo

Se considera primer mes de embarazo el lapso que va desde la fecha de la última menstruación hasta la semana 6 de amenorrea (falta del período). Durante la primera de esas semanas aún no se padecen síntomas, por lo general. A partir de la segunda semana, cuando el atraso ya se convirtió en falta, se pueden comenzar a sentir náuseas y otros síntomas como aversión hacia alguna comida o bebida, cierta tensión en las mamas y tal vez, vómitos.

Sin embargo, a pesar de que seguramente se sienta bien físicamente, la embarazada reciente debería saber que es importante tomar conciencia del estado que ha comenzado. Esas 6 primeras semanas son fundamentales para el desarrollo del bebé: es cuando se están formando todos sus órganos internos, por lo que es importantísimo que se evite la ingesta de medicamentos y alcohol, fumar o someterse a rayos X.

Hacia el final del primer mes, el bebé tiene el tamaño de un grano de arroz (mide entre 4 y 5 milímetros). Su tubo neural, que se convertirá en el cerebro y- en la columna vertebral, se está desarrollando. Su corazón está en plena evolución y comenzará a latir aproximadamente en el día 25. Su aparato digestivo está en formación y los brazos y las piernas están comenzando a tomar forma.

  • Segundo mes de embarazo

El cordón umbilical, que le llevará alimento, se está desarrollando a la vez que orejas, la nariz y la boca. En la semana 8 pesa alrededor de 1 gramo y mide aproximadamente 2,5 centímetros. Su piel es fina y transparente. Empieza el desarrollo de las glándulas sudoríparas y comienza a crecer un pelo fino y suave.

En cuanto a la mamá, seguramente sigue experimentando molestias gastrointestinales (náuseas, vómitos, el estómago revuelto, constipación) y puede llegar a sentir más sueño, algo de fatiga y ganas de “no hacer nada”. Durante este período seguramente se realizará la primera ecografía y todos los análisis de rutina

Dejar una respuesta