embarazada2.jpg

En el embarazo, tu zona íntima, por el efecto de las hormonas, está más expuesta a posibles infecciones que antes.

Para prevenirlas, es fundamental una adecuada higiene íntima, que no resulte demasiado agresiva y “mate” la flora vaginal que se encarga de protegerte de los gérmenes.

Existen hoy en día en el mercado una gran gama de productos elaborados con por ejemplo: salvia, tomillo, y camomila, que respetan la biología del ecosistema vaginal y, lo mejor, se adapta a las diferentes etapas de la vida de la mujer. Te conviene usarlo tanto en el embarazo cómo en el posparto.

Dejar una respuesta