alimentacion

La gestación aumenta las necesidades energéticas, pero no se trata de comer más, sino de cambiar los hábtios alimenticios para proporcionar al organismo los nutrientes esenciales para la buena salud de la madre y el futuro bebé. El calcio (leche y derivados) es fundamental para el desarrollo de los dientes y huesos del bebé; el hierro (carne, pescado, huevo, legumbres), para la formación de los glóbulos rojos; y los ácidos grasos Omega3 (pescado, nueces), para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

Una dieta equilibrada debe contener cada día:

  • 4 ó 5 porciones de carbohidratos (papas y cereales, como pan, arroz o pasta).
  • 5 ó 6 porciones de frutas o verduras.
  • 2 porciones de proteínas (carne, pescado, huevos, legumbres o frutas secas).
  • 3 ó 4 porciones de leche y derivados: 1 vaso de leche, 2 yogures y 1 trozo de queso. Si la leche no te gusta demasiado o no te sienta bien, se pueden tomar más yogures o productos enriquecidos en calcio. También se puede consumir queso fresco con las pastas, en las ensaladas…..

Dejar una respuesta