La extracción de leche es una técnica que exige entrenamiento, pero con paciencia se consigue extraer cantidades adecuadas. Puede realizarse manualmente o mediante un sacaleches.

sacaleche.jpg

La extracción manual es la técnica más utilizada y es recomendable conocerla, independientemente del procedimiento que elijas. Es un método sencillo que puede aprenderse fácilmente, pero que como cualquier técnica requiere práctica, por lo que no hay que desanimarse si al principio no se logran los resultados esperados.

Existen diferentes técnicas que fundamentalmente consisten en una serie de masajes y movimientos rotatorios y rítmicos. Antes de empezar, es recomendable que estimules el pezón frotándolo suavemente para favorecer la actuación de la hormona que produce la salida de la leche.

foto_lactancia6.jpg

LA TÉCNICA MÁS UTILIZADA ES LA DE: MARMET. ¿Cómo se realiza?:

• Lava bien tus manos antes de comenzar, luego coloca el pulgar y los dedos índice y medio a una distancia de tres o cuatro centímetros del pezón de manera que los mismos formen una letra “C”.

• Debes tomar como guía esta distancia y no el borde de la areola, ya que éstas varían de tamaño en cada mujer. Empuja los dedos hacia tus costillas y aprieta el pulgar, índice y medio hacia el pezón (si tu seno es muy grande, levántalo un poco antes de presionar hacia las costillas).

• Deposita la leche extraída en un recipiente esterilizado de boca ancha. Repite el procedimiento rítmicamente para vaciar completamente los depósitos de leche.

• Una vez que no salga más leche, cambia la posición de tu mano girándola un poco y repite el mismo procedimiento.

• No debes apretar mucho el pecho porque puedes lastimarlo.

1 comentario

Dejar una respuesta