baby

Un estudio realizado por investigadores del Parque Científico y la Universidad de Barcelona concluye que los bebés distinguen entre su idioma nativo y uno extranjero, ya a los cuatro meses de edad sólo a través de la observación de la cara de quién les está hablando

Los investigadores hicieron observar a los pequeños una serie de segmentos de video sin voz que mostraban oradores bilingües de francés e ingles hablando en cada idioma para determinar si los bebés discriminaban entre lenguajes basándose sólo en movimientos faciales.

De esta manera descubrieron que esta habilidad se encuentra presente en los bebés a los cuatro meses y que se pierde en torno a los ocho meses si en su entorno sólo se habla una lengua.

Dejar una respuesta