La cuna o minicunas será una de las primeras compras que harás para tu bebé. Al nacer, es mejor que lo acuestes en una minicuna: así se sentirá mas protegido. Luego hacia los tres meses, necesitará más espacio y será el momento de pasarlo a una cuna más grande.

Antes de comprar la cuna, asegúrate de que está homologada según la normativa. En España, AIDIMA vela por su seguridad, pero comprueba por ti misma que cumple las siguientes normas básicas:

  • Los cantos y las partes salientes deben estar redondeados y exentos de bordes afilados.
  • En la posición más alta del somier, la distancia hasta el borde superior de la cuna tiene que ser al menos de 30 cm.
  • La distancia entre los barrotes oscilará entre 4,5 cm y 6,5 cm, como máximo.
  • Si lleva ruedas, se dispondrán así: dos ruedas y dos pies o cuatro ruedas, de las cuales dos deben poder bloquearse.
  • El hueco entre el somier y los laterales y las cabeceras no puede exceder de 2,5 cm.
  • La altura interior de los laterales y de los cabeceros debe ser al menos de 60 cm.
  • Las molduras y relieves de la parte interior que sobresalgan o profundicen más de 5 mm deben situarse a más de 60 cm de la base en su posición más baja.
  • La madera o el material basado en ella han de permanecer libres de deterioro y de ataques de insectos.
  • Las partes metálicas colocadas al alcance del niño tienen que estar protegidas contra la corrosión.
  • Si el somier es regulable, será necesario usar alguna herramienta para ajustarlo desde su posición más alta a la más baja.

1

1 comentario

Dejar una respuesta