Diferentes tipos de leche, tanto para prematuros, como recién nacidos.

Para prematuros:

Está indicada para bebés nacidos antes de tiempo o para los que tuvieron un peso bajo. Se digiere con facilidad y suministra un aporte de calorías y nutrientes adecuado para cubrir sus necesidades de crecimiento. Esta leche es perfecta hasta que el peque pesa 3500 g.

De inicio o etapa 1:

Ideal para alimentarlo desde el primer día de vida hasta los cuatro meses. Cubre las necesidades nutricionales del bebé. Se elabora a partir de leche de vaca y su contenido en proteínas, carbohidratos y grasas es el necesario para esta etapa de crecimiento. Enriquecida con hierro, vitaminas y minerales.

Los diferentes tipos de leche:

Leche de crecimiento:

 Se adapta a su aparato digestivo y sirve de transición entre la de continuación y la de vaca. Se recomienda darla entre el año y los 18 meses, hasta los tres años. Está enriquecida
con hierro y ácido fólico. La grasa animal es sustituida por la vegetal. Existen leches especiales para bebés con algún tipo de trastorno para digerir o metabolizar ciertas sustancias. Tienen los mismos componentes nutritivos que las normales, sólo que les han añadido o modificado ingredientes para adaptarlas a sus necesidades.

Hipoalergénicas (HA)

 Para casos en los que el niño muestre intolerancia o reacción alérgica a la proteína de la leche de vaca o no la digiera. En estos preparados
la proteína tiene un tratamiento especial para que el intestino la pueda absorber sin problemas y no se produzcan reacciones adversas.
Con proteina de soya Indicadas cuando tiene intolerancia o alergia a la proteína de la leche de vaca o intolerancia a la lactosa. Son fórmulas a base de proteína de soya, la cual sustituye a la leche de vaca.

Antirreflujo (AR)

Para bebés que sufren regurgitaciones frecuentes. Contienen almidón precocido o harina de semilla de algarrobo, sustancias que espesan la leche para reducir las regurgitaciones.

Antiestreñimiento (AE):

 Se les han añadido sustancias y se modifica el contenido de algunos nutrientes para que el intestino absorba mejor las grasas y el calcio evitando la formación de heces duras y favorezca el tránsito intestinal y se equilibre su flora.

leches anticólico (AC):

 Su fórmula baja en ¡acto-so contiene proteínas de suero, nucleátidos, ácido palmítico y prebiéticos,
que reducen los gases y estimulan la maduración del sistema digestivo.

Leches sin lactosa

Se aconsejan cuando hay deficiencia de la enzima lactasa, ya sea por deficiencia de origen genético o tras una diarrea por gastroenteritis.

Dejar una respuesta