Durante el embarazo, las hormonas hacen que la piel del rostro y del cuerpo esté más suave.Te explicamos cómo puedes mantenerla bella durante el mayor tiempo posible. En el embarazo,  gracias a un equilibrio hormonal diferente, la piel retiene una mayor cantidad de agua y ofrece un aspecto más hidratado, terso y compacto. Sin embargo, la piel del abdomen se estira demasiado debido al aumento en el volumen del mismo, por ello es importante cuidarla con productos específicos.

CÓMO PREVENIR LAS ARRUGAS

–Aplicate, al menos dos veces al día, una crema que, contenga N.M.E (factor hidratante natural) o principios activos, como los omega 3, presentes en las semillas de girasol, los omega 6, de los cuales es rico el cartílago de pescado y cremas a base de péptidos. Son moléculas muy pequeñas y fragmentos de proteínas, que penetran a través de las capas de la piel, hidratando profundamente.

–Una emulsión o una mascarilla rica en ácido hialurónico o colágeno le dan a la piel una nutrición en superficie. Lo ideal sería alternar con regularidad los dos tipos de producto hidratante.

–Lo mismo se aplica a los productos antiarrugas específicos. Si deseas una acción contra el envejecimiento, debes efectuar ciclos de tratamiento, de 15-20 días cada uno, con cremas de formulaciones diferentes. Son perfectas
aquéllas a base de enzimas, ya que estimulan la producción de colágeno y de elastina por parte de la piel. Alterna este producto con sueros y emulsiones con vitamina E, que, gracias a sus propiedades antioxidantes, protegen a la piel de la agresión de los agentes externos.

–Durante el embarazo, no debes aplicarte cremas o productos que contengan retinol.

1 comentario

Dejar una respuesta