sujetar su cabecita

Cuando se toma en brazos a un recién nacido hay que prestar un especial cuidado en sostenerle bien la cabeza. Esta es muy grande en comparación con el resto del cuerpo y el bebé todavía no tiene la fuerza suficiente en los músculos del cuello y la espalda. Hasta los tres meses no es capaz de sostener la cabeza por sí solo y lo pasa mal si no lo sujetamos bien.

Para tomarlo, lo más sencillo es colocar la palma de una mano en la nuca y la base de la cabeza, y la otra en la colita (para sujetarle bien la espalda). También le gustará mucho que apoyemos su carita en nuestro hombro (para que sienta nuestro calor), pero sin dejar de sujetarle la cabeza en ningún momento para que no se le vaya hacia atrás.

No hay que sobresaltarse si en las revisiones médicas el pediatra deja de sostener la cabeza del pequeño durante unos segundos. Lo hace para comprobar cómo va tomando fuerza en el cuello y la espalda y, además, sabe hasta dónde puede llegar para no lastimarlo. Eso sí, no debemos imitarlo. Para ayudar a nuestro hijo a fortalecer la musculatura del cuello, lo mejor es, cuando esté despierto, dejarlo durante un ratito boca abajo todos los días bajo nuestra vigilancia.

Dejar una respuesta