calcio en el embarazo

Durante el embarazo, serán suficientes algunas sencillas precauciones para garantizar al pequeño el aporte necesario de este valioso mineral. El calcio es el elemento fundamental de los dientes y de los huesos, y el mineral más abundante del organismo humano.

 Este mineral no sólo hace que el esqueleto esté sano y fuerte, sino que también contribuye al desarrollo de otras importantes funciones, como la contracción de los músculos y la actividad cardíaca. Por ello, es importante que la cantidad presente en la sangre (calcemia) siempre se mantenga más o menos constante.

Los alimentos más adecuados:

Es importante evitar que el organismo recurra al calcio de los huesos.

–Esto puede suceder, durante el embarazo, cuando el niño que se está formando necesita una mayor cantidad de este mineral. Durante el tercer trimestre, los huesos del feto absorben unos 200-250 mg de calcio diarios: si la mamá no lo obtiene de los alimentos, sus huesos se privan del mismo, descalcificándose.

— Por otro lado, no es difícil garantizar al organismo la cantidad de calcio diaria que necesita: la leche y sus derivados son alimentos muy ricos en este mineral y un buen desayuno a base de leche o de yoghurt es garantía de salud. También el queso es una excelente fuente de calcio; incluso, lo contiene en cantidad concentrada respecto a la leche y es fácil de asimilar.

La importancia del sol

–Para disfrutar de la presencia de este mineral en el organismo, la vitamina D  resulta fundamental.

–La vitamina D se forma en el organismo cuando la piel se expone al sol; más aún que a través de los alimentos, se puede garantizar una buena reserva de vitamina D sencillamente tomando un poco de sol cada día.

1 comentario

Dejar una respuesta