A las doce semanas de gestación finaliza la etapa embrionaria y comienza el período fetal. El futuro bebé ya es una criatura completa, con todos sus órganos formados y comenzando a funcionar. Pesa unos 50 gramos y mide, aproximadamente, 8 centímetros desde la coronilla hasta el coxis.

Tiene desarrollados las piernas y los brazos, y en la ecografía se puede observar que los mueve. También tiene manos y pies, dedos y uñas, y ya se lleva el pulgar a la boca como para chupárselo. Además, se distingue bien su cara y la incipiente nariz.

A las doce semanas empieza a deglutir líquido amniótico y sus riñones ya producen parte de ese líquido. En la ecografía también se observan las cuatro cavidades del corazón; las dos aurículas y los dos ventrículos.
Al final del primer trimestre, la mayoría de las mujeres embarazadas tienen menos náuseas y vómitos que en las semanas anteriores y se encuentran bastante bien.

El útero ya ha crecido, sobrepasa los huesos del pubis y empieza a ocupar el abdomen. La madre puede notar que la ropa le queda ajustada, y la balanza refleja que pesa dos kilos más, aunque hay mujeres que no engordan en los primeros meses o incluso pierden peso.

Entre las semanas 11a y 13a, el ginecólogo pide la ecografía del primer trimestre y evalúa qué riesgo tiene el bebé de sufrir alteraciones cromosómicas, a partir de los resultados de la prueba triple,screening.

Dejar una respuesta