Llegó el momento de los masajes a tu bebé, te enumeramos 5 aspectos que debes saber antes de hacérselos:

1. Cuándo empezar. Puedes empezar a darle masajes suaves a tu bebé desde que nazca, ya que tienen un efecto relajante y es un método ideal para mantener a tu pequeñito tranquilo y calmado.

2. El momento justo. En cualquier momento y a cualquier hora, si no es que tu bebé está llorando o está nervioso.Asegúrate de que estés en un lugar calentito y cómodo, después desvístelo y ponlo encima de una toalla suave. Ponte crema o aceite de oliva en las manos para calentarlas y ¡manos a la obra!. Si ves que tu bebé no se siente cómodo y no está disfrutando del masaje, déjalo correr y vuelve a intentarlo en otro momento.

3. La técnica. Cierra los ojos y aprieta los párpados. Ésta es la misma presión con la que debes masajear a tu bebé para evitar que le incomode o le duela (piensa que su piel es muy delicada, así que hazlo con suavidad y ternura).

4. Cabeza y hombros. Empieza por la cabecita y masajéale la sien y las orejas de forma circular. Acaríciale las cejas, los párpados y la zona que se encuentra alrededor de los labios. Luego, masajea sus hombros y su pecho de forma circular.

5. Piernas, pies y dedos. Agarra una de sus piernas con cada mano y masajea de arriba abajo. Cuando llegues a los pies, estírale primero los dedos gordos del pie y luego fricciona la parte superior del pie con tu pulgar. ¡Cuando termines con el masaje, verás que tanto tú como él estáis increíblemente relajados!

1 comentario

Dejar una respuesta