Inculcarles buenos hábitos a nuestros pequeños,  en todos los aspectos, es muy importante. Uno de ellos es el hábito de cepillarse y cuidado de los dientes, con ellos evitarás prevenir problemas de dentición tanto en la infancia como en la adolescencia.

Inculcar en el niño unos buenos hábitos de higiene bucodental. Desde que el niño comienza a echar los dientes de leche es conveniente comenzar a cepillarlos con pasta siempre con cuidado de que no se la trague.

— Bien limpios. Para mantener los dientes de tu hijo limpios tienes que asegurarte de que se limpie todas las superficies con especial dedicación (por lo tanto, morder el cepillo no cuenta) dos veces al día. Debes animarlo a que cuando se cepille los dientes mueva el cepillo en pequeños círculos alrededor de sus dientes. Para terminar, dale tú el repaso final para asegurarte de que sus dientes estén bien limpios.

— Compartir con tus hijos. Procura cepillarte los dientes con tu hijo, ya que así seguirá tu ejemplo. A los niños les gusta imitar el comportamiento de los adultos. También puedes hacer que el momento de lavarse los dientes sea algo “divertido” si lo acompañas con una canción y un baile, de modo que le cueste menos lavárselos o dejar que se los laves tú.

— Acude periódicamente al dentista. Para evaluar la salud dental de tus hijos es necesario acudir periódicamente al dentista y así detectar y tratar, en caso de que sea necesario, posibles problemas.

Dejar una respuesta