Si buscas consejos para cuidar al bebé, hoy os propongo algunos prácticos y fáciles de seguir. Sobretodo si eres padre primerizo, estos consejos para cuidar al bebé, te vendrán bastante bien. Al principio nos preocupamos por demasiadas cosas, pero piensa que poco a poco nos iremos amoldando a que haya una nueva vida en casa.

cuidar al bebe

CONSEJOS PARA CUIDAR AL BEBÉ

1. Los beneficios de dar el pecho al bebé, son numerosos. Además se establece un vínculo único, durante la lactancia. Muchos expertos afirman que este periodo es esencial para reforzar el desarrollo del sistema inmunológico del niño. A no ser que el médico diga lo contrario o que tengas falta de leche o algún otro tipo de problema, procura dar el pecho de forma natural.

2. Amamanta a intervalos, al bebé. Recuerda que el pequeño no tiene un estómago tan grande como el nuestro, posiblemente suela amamantar un rato y luego se quede dormido o ya no quiera más. Intenta darle el pecho en ratos cortos. Pero en los ratos que se esté alimentando, procura que succione bien la leche. Debes fijarte que su pequeña boca, rodee el pezón.

3. Las regurgitaciones, después de amamantar, son normales para un bebé. Lo lógico es echar todo lo que no cabe más en el organismo. Cuando es muy pequeño, tu hijo aún no sabe alimentarse bien y traga bastante aire. Lo común es echar este aire, después de comer. Además esto arrastrará algo de leche pero, repito que es normal. Procura tener unas toallitas a mano.

4. El vómito es casi tan común, como las regurgitaciones. Pero debes tener más cuidado, pues puede ahogarse o faltarle el aire. Cuando tu bebé vomite, es importante incorporarlo y dejar que eche lo que tenga. Estos vómitos también pueden ocurrir, debido a la postura en la que se alimente el pequeño. Observa como lo colocas, procurando elevar más el tronco y la cabeza. No lo tumbes demasiado al comer, sino volverá a vomitar.

5. Amamantar no significa dejar todo de lado. A veces tendremos que volver al trabajo, antes de que acabe el periodo de lactancia. Pero esto no significa que el pequeño deba tomar otra leche, si aún no es el tiempo adecuado para el. Así que para facilitar esto, extrae la leche con un sacaleches, los hay de muchas formas. Luego guarda bien, la misma, en un frasco y métela en el refrigerador. En la nevera  puede aguantar unos dos días, mientras que fuera de la nevera, la leche, aguantará unas 10 horas (dependiendo del ambiente y la humedad)

Fuente: lactiful

Dejar una respuesta