bebe-en-cocina.jpg

La cocina es el lugar de la casa donde se producen el mayor número de accidentes, debido al descuido de los mayores. Por lo tanto, conviene tener las siguientes precauciones:

• Evitar tener al niño en brazos mientras se cocina o manipulan líquidos calientes.

• Cuando van a comer, no dejarlos solos en las sillas de comer u otros lugares elevados. Detrás de ella siempre debe haber un apoyo, ya sea otra silla o la pared, porque muchas veces mueven los pies y se impulsan, cayendo hacia atrás

• Orientar los mangos de las sartenes y ollas siempre hacia adentro. Se debe cocinar en las hornallas de atrás, para que no se quemen con el fuego.

• Dejar siempre cerrada la llave del gas, ya que las perillas de la cocina son atractivas y fáciles de abrir.

• Tener cuidado con la puerta del horno caliente, sobre todo al abrirla.

• Mantener siempre cerrada la puerta de la heladera y controlar que no sea fácil de abrirla.

• Dejar fuera del alcance de los niños licuadoras, picadoras, tostadoras, sandwicheras, etc., ya que podrían colocar dentro de ellas cubiertos metálicos y electrocutarse.

• No permitir que se acerquen al lavarropas en funcionamiento.

• No dejar alimentos o líquidos calientes sobre la mesada; recordar que los niños pueden acercar un banquito o una silla y acceder más fácilmente.

• No dejar botellas o frascos de vidrio al alcance de los niños.

• Dejar siempre bajo llave productos tóxicos y de limpieza.

• Dejar fuera del alcance de los niños los fósforos y encendedores.

• Nunca dejar bolsas vacías; los niños, instintivamente, se las ponen en la cabeza y pueden asfixiarse.

• No dejar cuchillos u objetos punzantes sobre las mesadas o en cajones de fácil acceso, pues los niños pueden lesionarse.

• Nunca colocar tóxicos o productos de limpieza en envases de gaseosas que el niño reconoce y/o le son atractivas.

Dejar una respuesta