Primera parte. Es normal que durante la espera se originen inquietudes ¡tranquila! todo tiene un porque.

  • ¿Es importante ir al ginecólogo antes de embarazarme?

La consulta preconcepcional puede evitar muchas complicaciones del embarazo, del parto y del puerperio, y convendría que todas las mujeres, e incluso su pareja, la hagan. El especialista averigua si los futuros padres tienen antecedentes de enfermedades genéticas que puedan repercutir en el futuro bebé; se solicita un análisis de sangre y se hace una exploración ginecológica. El ginecólogo también se informa sobre los hábitos de los padres, su nutrición y el tipo de trabajo. Y si descubre algún problema, recomendará un tratamiento antes de la gestación.

  • ¿Influye el estrés en la concepción?

Se ha comprobado que además del estrés, la mala alimentación, el tabaco y el alcohol pueden influir en la ovulación y, sobre todo, en la calidad del semen. Cuando el hombre o la mujer tienen una actividad profesional muy absorbente, que los mantiene mucho tiempo sin descanso o que los obliga a mantener comidas y reuniones frecuentes, puede disminuir el apetito sexual y en el caso de los hombres, baja la calidad de su semen. Todo ello repercute de alguna manera en la fertilidad. En estos casos conviene consultar a un urólogo y a un ginecólogo; estos especialistas pedirán un análisis del semen (seminograma), y si encuentran alguna alteración, recomendarán algunas medidas para corregirla.

  • ¿Son fiables las pruebas de embarazo?

Las pruebas de embarazo que venden en las farmacias están basados en la detección de la hormona hCG (hormona ganadotropina coriónica) que, en condiciones normales, sólo produce la placenta. Esta hormona se detecta mediante anticuerpos monoclonales, que tienen una enorme sensibilidad para localizarla tanto en la orina como en la sangre. La prueba debe realizarse con la primera orina de la mañana y es más confiable si se hace días después de detectar el retraso en la regla. Cuando dan positivo, se puede asegurar el embarazo, pero en caso de dar negativo, lo recomendable es repetir la prueba transcurridas 48 o 72 horas.

Dejar una respuesta