La relación entre la madre y su bebé no es fácil de describir. No hay forma de manifestar con palabras los sentimientos y la emocion que te embarga, cada vez que miras a tu bebé. A medida que el pequeño va creciendo debes preparate para lidiar con una persona nueva. Ya no es parte de ti y no depende las 24 horas del día de tu protección. Ahora tiene su propio carácter y ansias de independencia.

Pero no te sientas abatida, porque sigues siendo su persona favorita y sólo está aprendiendo a valerse por sí mismo a la vez que explora el mundo. Quizá sea ahora  mister independencia, pero sigue necesitando tu afecto, así que si de repente deja de querer que le beses, prueba a achucharlo. Con estas muestras de amor le estás enseñando a expresar sus sentimientos positivos y a aprender a crecer como un niño afectuoso y comprensivo hacia los demás.

Fíjate en cómo te imita. ¿Quiere ser como tú!. Los estudios han demostrado que durante sus dos primeros años de vida los patrones de habla de tu pequeño son prácticamente iguales a los tuyos, incluyendo los énfasis y las pausas al hablar. Cuando haya aprendiendo a hablar tu relación con él será mucho más completa, pero tembién puede ser frustrante, sobre todo cuando aprenda a decir “no”.

Dejar una respuesta