(Segunda parte). Si tu pequeño sigue nuestros consejos sobre alimentación y hábitos encontrará el equilibrio perfecto para conseguir una buena salud.

4. Glúcídos, La mejor fuente de energía.

Generalmente no comemos suficientes glúcidos como cereales, arroz, pastas, patatas o pan. Los glúcidos deben aportar más de la mitad de las calorías que un niño necesita cada día, y es importante incluir por lo menos un glúcido en cada comida. Haz que pruebe el pan integral, las pastas y los cereales para conseguir una aportación suplementaria en fibras. ¿Por qué un día no intentáis hacer pan juntos? ¡Es divertido y, cuando está en el horno huele maravillosamente bien!

5. Come frutas y verduras en cada comida y siempre que tengas un ‘hueco’ en la trípita.

Es en las frutas, las verduras y las legumbres donde se encuentran las vitaminas y los minerales que son indispensables para su desarrollo. Todos, adultos y niños, deberíamos comer cinco raciones al día. Por ejemplo, un vaso de zumo de frutas para desayunar, legumbres distintas para la comida o la cena y una manzana o un plátano para la merienda. De este modo cubriríamos las necesidades del cuerpo para todo el día

6 ¿Y las grasas? Evita comer un exceso de grasas saturadas

Comer demasiados alimentos grasos, como la mantequilla, pastas para untar o frituras y bollería, a pesar de su buen sabor no es demasiado bueno para el organismo. Así que no te olvides: más pan y menos mantequilla. El cuerpo necesita materia grasa, pero sin exagerar.

7. Come regularmente y varía las meriendas.

 Del mismo modo que comemos con regularidad, hay ocasiones en que tu hijo sentirá “un agujero en el estómago”, especialmente después de hacer deporte. En estas ocasiones un tentempié es siempre bienvenido, pero nunca debería reemplazar una comida. Se trata sólo de un pequeño extra. Existen muchas alternativas. Puedes dejarle escoger entre una bolsa de patatas, una barrita de chocolate o una pasta rellena de chocolate. Pero, ¿por qué no pruebas una rebanada de pan, frutos secos o fruta fresca? Cualquiera que sea su preferido, no olvides que el secreto de una buena alimentación es la variedad.

1 comentario

Dejar una respuesta