yoga_embarazada

Durante el embarazo, el yoga hace que la mujer viva su embarazo en plenitud y paz, debido a que no sólo prepara su cuerpo para el momento del parto, sino porque es la única práctica que le permite armonizar la fisiología, la mente y el espíritu en un momento de la vida en que el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu de la mujer deben adecuarse a un cambio constante.

BENEFICIOS:

  • Produce una agradable sensación de bienestar general.
  • Ayuda a disminuir el cansancio.
  • Reduce la hinchazón y los calambres en las piernas.
  • Flexibiliza la columna vertebral; mejora la postura combatiendo las clásicas lumbalgias.
  • Las posturas (algunas modificadas especialmente de acuerdo con cada etapa de la gestación) le permiten al cuerpo adecuarse naturalmente a los cambios que va sintiendo.
  • Ciertas asanas la preparan fisiológicamente para el parto.
  • La práctica regular del Yoga ayuda a mantener el peso y a estar más ágil; evita la formación de estrías y combate los clásicos dolores de cintura.
  • La respiración yóguica es de mucha utilidad durante el embarazo y el trabajo de parto.
  • La meditación ayuda a la embarazada a enfrentar la ansiedad y los miedos naturales que se puedan presentar durante la gestación. Y, además, es un puente de comunicación entre la mamá y el hijo por nacer.
  • El arte de la relajación es fundamental durante el embarazo y el trabajo de parto: brinda la paz y el equilibrio necesarios para disfrutar mejor del bebé.

Dejar una respuesta