La tos es un mecanismo de defensa del organismo que tiene la función de expulsar mucosidades o partículas extrañas (comida, líquido, etc.) de las vías respiratorias. No es una enfermedad, sino un síntoma que nos avisa de que hay una infección o una irritación en el aparato respiratorio (laringe, senos paranasales, garganta, bronquios, pulmones).

Cuando un niño tose conviene averiguar si la tos es seca (sin mucosidades) o es productiva (con mucosidades). No se trata de suprimirla, sino de atenuar las molestias que produce en el niño.

Cuidados en la alimentación:

  • Tomar líquido en abundancia ni muy fríos ni muy calientes
  • Los líquidos en general ayudan a fluidificar y eliminar el moco.
  • Conviene ofrecer a nuestro hijo leche, jugos naturales de frutas, caldos y sobre todo agua.
  • No hay que forzarlo a comer si tiene vómitos.
  • Conviene evitar alimentos ácidos (naranja, vinagre…) y alimentos que dejen migas pegadas en la garganta (tostadas, galletitas, etc.), porque pueden aumentar la tos.

Lo que NO se debe hacer:

  • NO hay que sustituir el tratamiento que ha prescrito el pediatra por remedios caseros.
  • NO es aconsejable dejar el humidificador encendido durante toda la noche.
  • NO hay que darle al niño jarabe sin la indicación del pediatra, porque puede tener efectos secundarios graves.
  • NO debemos hacer vahos caseros con agua hirviendo, por el riesgo de quemaduras.
  • NO hay que darle friegas de alcohol en el pecho: irritan la piel.
  • NO está bien darle antibióticos, aunque la tos sea rebelde.

Nota consejos: Remedios caseros

Tomar un vaso de leche tibia con una cucharadita de miel antes de acostarse lo relajará y lo ayudará a conciliar el sueño.

1 comentario

  1. En una pagina lei que darle miel a un bebe o niño de menos de 2 años es malo, es cierto o falso ?? gracias

Dejar una respuesta