bebé

Es perfectamente normal que un bebé llore cuando tiene hambre, sed, cansancio, soledad o dolor. El bebé, cuando nace y aún no sabe hablar, se comunica con los adultos mediante el llanto. En bebés y embarazos te enseñamos algunas técnicas que ayudarán que tu hijo se tranquilice.

  1. El calor materno suele ser suficiente para calmar al bebé. Por ello, cuando llore, colócalo cerca de tu piel para que se sienta seguro.
  2. La succión proporciona al bebé sensaciones de placer. Por ello, puedes ponerle el chupete, un dedito… o cualquier cosa que puede succionar y que no sea un peligro para él.
  3. Darle un masaje es algo que siempre le gustará y le relajará. Es probable que con un masaje se relaje y se tranquilice dejando de llorar.
  4. Si llora después de comer, es probable que haya tragado un poco de aire durante la toma. Recuéstale sobre tu hombro y dale palmaditas en la espalda.
  5. El llanto puede poner nerviosos a los padres. El bebé puede notar ésto y, por ello, es mejor que otros brazos lo cojan.
  6. La mochila del tipo canguro es un objeto que gusta mucho a los niños ya que van pegaditos a los papás y, así, se sienten protegidos.
  7. Salir de paseo les gusta mucho ya que van conociendo todo lo que hay a su alrededor. Además, la mayoría de los niños suelen relajarse mucho y quedarse dormidos.

Dejar una respuesta