-

Cómo curar pequeñas caídas o golpes

pequeña caida

Los traspiés cotidianos forman parte de su desarrollo y son necesarios para que aprenda a controlar su cuerpo. Para ayudarlos a afrontarlos hay que secar sus lágrimas y consolarlos con algún «truco sanador». Se puede optar por el clásico «Sana, sana, colita de rana, si no sanas hoy sanarás mañana», mientras se le frota el golpe suavemente y se le da un besito en la zona dolorida.

O recurrir a tiritas «curalotodo», polvos mágicos o un pañuelo rojo en caso de que aparezca sangre. También  resulta útil que el pequeño sople sobre la herida, tomando y soltando el aire despacito (es una técnica de relajación). Sea cual sea el método, el pequeño necesita que sus padres se mantengan tranquilos y lo mimen. No conviene decirles que deben ser valientes y callarse. Hay que hacerles entender que no pasa nada si llora un ratito en nuestro regazo.

También te puede interesar:
La hostilidad de los niños hacia los padres
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...