Quizá pienses que tu bebé a esta edad es muy pequeño para disfrutar de las personas, pero sin embargo ya empieza a aprender a disfrutar de la compañía de la gente. En pocos días es capaz de reconocer tu voz y, tras su primera semana de vida identifica tu cara. Tardará un poco más en reconocer a sus hermanos, pero cuanto más los vea antes lo hará.

A pesar de que sus sentidos se desarrollan can rapidez durante las primeras semanas, al principio le resulta difícil enfocar la vista. Puedes proponer a tu hijo mayor que acerque su cara a unos 20-25 cm. de la cara adel pequeño. Es la distancia ideal para que pueda enfocar.

Verás como mira a los ojos de su hermano y mueve la boca mientras éste le habla. Seguro que a tu pequeño le gustan los sonidos agudos y, como los niños suelen tener un tono de voz más alto que el de los adultos, le encantará escuchar mientras su hermano habla.

A medida que crece, cada vez disfruta más de la compañía y es muy normal que no le guste que lo dejes solo. A los tres meses utiliza sonidos para llamar la atención de sus hermanos y, a los cuatro, empieza a ofrecer su mejor sonrisa.

Sobre los cinco meses, todavía es tímido con los extraños, pero empieza a mostrarse contento ante la gente a la que reconoce. Le fascinan los
otros niños, pero sólo sonríe de forma espontánea ante las caras familiares. A los seis meses puedes fomentar el cariño entre hermanos enseñándole al pequeño a decir hola y adiós con la mano y a mandar besos.

Dejar una respuesta