Te damos 5 consejos para que seas una mamá más ecológica.

1. Más fibras naturales y menos plásticos. El plástico es uno de los grandes contaminantes del planeta. Puedes intentar reducir su uso comprando prendas elaboradas con fibras naturales (algodón, lana, seda o lino) o llevando bolsas de tela para hacer tus compras.

2. Ahorra agua. El agua es un valor escaso así que puedes reducir su consumo si cierras bien los grifos, si te duchas en vez de darte un baño, si no dejas el grifo abierto mientras te cepillas los dientes o te enjabonas, o si no usas el lavavajillas o la lavadora si no están llenos. También puedes poner un perlizador, que se adapta al grifo y permite ahorrar un 50% de agua ya que añade aire, lo que aumenta la presión, disminuyendo el caudal de agua (se vende en ferreterías).

Más consejos después del salto…

3. Productos de limpieza más ecológicos. No uses lejía ni amoniaco. Existen alternativas mucho mejores para el medioambiente. Con bicarbonato, limón y vinagre se puede limpiar casi el 100% de lo que tienes en casa. Evita usar mucha cantidad de detergente (gel, champú, jabón para el lavavajillas…) ya que ¡muchas veces con la mitad basta!

4. Recicla. Separa las basuras y usa correctamente los distintos contenedores. Ten presente que más de la mitad de lo que tiramos es reciclable. Reutiliza todo lo que puedas. Si tienes jardín, instala un compostador doméstico. Así podrás reciclar tú misma la basura orgánica que produces y convertirla en abono para el jardín.

5. Consume energía, con cautela. Apaga siempre las luces y los aparatos que no estés usando. Desenchufa el cargador del móvil cuando no se esté cargando el terminal. No dejes los aparatos electrónicos en “stand by” (con una luz-piloto encendida, aunque esté el aparato apagado). Usa siempre que puedas bombillas de bajo consumo. Descongela el frigorífico regularmente ya que un congelador lleno de hielo aumenta enormemente el consumo energético. Apaga la calefacción por la noche.

Dejar una respuesta