Hay madres que dan el pecho durante meses sin ninguna incidencia, pero para otras, la lactancia está salpicada de contrariedades que pueden forzar un abandono precoz. Lo importante es saber que, siguiendo los consejos adecuados, la mayoría de estos problemas no tienen por qué aparecer, y, si lo hacen, hay remedios muy efectivos para solventarlos.

LOS PROBLEMAS A CAUSA DEL BEBÉ:

Los recién nacidos están “programados” para mamar; sin embargo, distintas circunstancias pueden provocar que la alimentación el pecho peligre.

PIDE POCO: Cuando un recién nacido pasa demasiadas horas sin comer (en las primeras semanas necesita el menos 8 y 12 tomas al día) puede debilitarse cada vez más, de tal forma que no pueda ni reclamar el alimento.
Qué hacer: Trata de tenerlo a tu lado el mayor tiempo posible, mejor si es piel con piel, para que tenga acceso al pecho constantemente. Ponlo a mamar en cuanto muestre signos de alerta, sin esperar a que llore. Si se duerme durante las tomas, intenta despertarlo.

SE MUESTRA INSATISFECHO: El pecho es, además de alimento, consuelo, seguridad…y el niño también puede reclamarlo por estas razones, y mucho antes de lo que la madre hubiera previsto. Además, hay niños más ansiosos ante la comida, y, por otro lado, cuando pasan por una etapa de crecimiento rápido, suelen pedir mucho más.
Qué hacer: Dale el pecho en cuanto te lo pida. Si tras las tomas se queda inquieto, revisa si la técnica es la correcta y consulta con el pediatra por si tuviera reflujo o cualquier otro problema. Si piensas que se queda con hambre, dale más pecho (cuanto más succione, más cantidad de leche producirás)

NO GANA PESO: Es normal que un bebé pierda hasta un 10% al nacer, que suba o baje de percentil a lo largo de los meses, que engorde cada vez más lentamente. Muchas madres son presionadas a dar “ayuda” sin ser en absoluto necesario.
Qué hacer: Si el bebé engorda poco o muy lentamente, revisa si está mamando correctamente. A veces la ganancia insuficiente se debe a algún problema de salud, como la celiaquía o las infecciones urinarias, que habría que investigar si el problema perdurase. Si necesita tomar más cantidad, puedes darle esos suplementos de tu propia leche.

Dejar una respuesta