-

Consejos para elegir el calzado de los pequeños

Para estar seguros de elegir el calzado correcto, es necesario revisar las partes del zapato. Las más resistentes son la punta el contrafuerte del talón; aquellos con punta ancha, alta y de aterial reforzado, evitan daños en los dedos. El refuerzo del contrafuerte, le ayudará a mantener el tobillo estable a cada paso y evitar lesiones mayores.

El tipo de pie que tiene el pequeño también es importante, a que existen pies morfológicamente distintos. Por ejemplo: unos tienen el dedo gordo más largo que el resto y en otros sobresale el segundo dedo, así que el calzado del niño debe ser suficientemente amplio para no presionar ninguno de estos dedos. Cuida que al momento elegir el calzado, tu pequeño ponga sus plantas del pie sobre el suelo para que la extremidad se extienda cómodamente y notes las dimensiones reales de ajuste.

Otras recomendaciones que deberás tomar en cuenta a la hora de comprar el calzado son:

•    La puntera y el contrafuerte del talón deberán estar reforzados y firmes; pero, al mismo tiempo, acojinados, pues la inmensa mayoría de los niños tiende a echar el talón hacia fuera; por lo cual, el contrafuerte, obligará al talón a mantenerse de manera vertical. En cuanto a la punta, ésta debe ser ancha y alta para permitir que los deditos tengan libertad de movimiento.
•    La suela tiene que ser fina y flexible, sobre todo en el punto que se unen los huesos de los dedos con los del pie, justo en la zona que se flexiona al caminar. También es importante que sea antiderrapante para evitar que el pequeño resbale.
•    El tacón debe ser recto para mantener el pie en la posición más descansada. La medida recomendada es de entre ocho y quince milímetros.
•    Los materiales deben ser naturales y suaves, para que permitan la transpiración del pie, y así, evitar las infecciones por hongos y la maceración de la piel. Entre los materiales de fabricación más recomendados está la piel del bovino.
•    El forro del zapato debe ser liso y sin pliegues, esto, para eliminar los roces innecesarios en los pies del niño.
•    Los tobillos tienen que estar libres, para permitir la correcta extensión y flexión del pie, especialmente cuando tienen menos de tres años.

También te puede interesar:
Desarrollo de tu embarazo
También te puede interesar:
Leche materna: No existe alimento más perfecto para un bebé (I)
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Genitales: la importancia de llamarlos por su nombre

La importancia de que los niños digan por su nombre a los genitales es para que los acepten como tal, de otra manera el...

¿Cómo elegir la talla adecuada para la ropa de bebé?

La llegada del nuevo bebé es un momento mágico y esperado, no solo por los padres, sino por todos los seres cercanos al pequeño....

Joolz HUB+, un cochecito de paseo compacto y ligero para conquistar la ciudad

Cuando una familia busca un cochecito de paseo para su bebé, lo que busca es comodidad y que sea ligero a la hora de...

Bicicletas sin pedales: ¿qué beneficios que tiene para los niños?

Las bicicletas sin pedales están pensadas para niños a partir de 2 años. Sabemos que no es una tarea fácil aprender andar en bicicleta...

Artículos imprescindibles para el baño de tu bebé

La higiene infantil es un tema que preocupa a los padres primerizos, sobre todo cuando el bebé es recién nacido. Por lo tanto los...