El preparto es cuando la oxitocina pasa suavemente a la sangre y entonces comienzas a tener contracciones muy irregulares y poco perceptibles: a la media hora, a los quince minutos, una hora después… Es posible que ni siquiera te des cuenta o que empieces a experimentar un dolor similar al que sientes durante la menstruación.

En esta etapa, que suele durar días (lo habitual es de uno a dos), las contracciones van borrando el cuello del útero, también conocido como cérvix, el cual pasa de una longitud de dos y medio a tres centímetros a menos de medio centímetro. Para que empiece a dilatares fundamental que se borre por completo.

El cuello del útero está sellado por el tapón mucoso, que ha protegico al pequeño de las infecciones que pueden entrar por esa zona. La expulsión de este tapón forma parte de esta etapa, aunque a veces se puede perder en los días previos a dar a luz. Puedes ver un pequeño manchado en la ropa interior o no darte ni cuenta de que lo has expulsado.

Esta etapa no es dolorosa. Si la percibes, lo mejor es continuar tranquila con tu vida normal, haciendo cosas que te distraigan y te gusten. Muchas futuras madres aseguran que en las 48 o 72 horas previas al parto sobreviene una gran actividad y necesidad de organizar cosas, ordenar y limpiar la casa. Esto es lo que se lama «instinto de nido».

Compartir
Articulo anteriorManeras de vincularte con tu bebé en el útero
Artículo siguienteEl juego de comer
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta