Hola padres y madres, hoy os dejo con la segunda parte de este cuento maravilloso, para nuestros niños.

Si sueles leer a tus hijos, cuando estos se van a la cama.. este es un buen cuento para ellos. No es muy largo, pero si interesante. Si quieres saber más sobre el mundo de los gatos, espero que esta historia te guste tanto como a mi.

Si más dilaciones, aquí os dejo con esta segunda entrega, para que sepas como acaba. Espero que os guste!

gato2

El Gato Soñador

… Ranina se estiraba con elegancia y le lanzaba un gruñido.

– ¡Ay que ver, Misifú! ¡Cuántos pájaros tienes en la cabeza!

Pero Misifú no tenía pájaros sino sueños, muchos y quería cumplirlos todos…

– Tendríamos que viajar, conocer otros lugares, perseguir otros animales y otras vidas. ¿Es que nuestra existencia va a ser solo esto?

Muy pronto los gatos de aquel pueblo dejaron de hacerle caso. Hasta su amiga Ranina se cansó de escucharle suspirar.

Tal vez por eso, tal vez porque la luna le dio la clave, el gato Misifú desapareció un día del pueblo de piedra. Nadie consiguió encontrarle.

– Se ha marchado a buscar sus sueños. ¿Habrá llegado hasta la luna?– se preguntaba con curiosidad Ranina…

Nunca más se supo del gato Misifú, pero algunas noches de luna llena hay quien mira hacia el cielo y puede distinguir entre las manchas oscuras de la luna unos bigotes alargados

No todos pueden verlo. Solo los soñadores son capaces.

¿Eres capaz tú?

Fin de la historia, espero que lo hayáis pasado bien con las aventuras del pequeño protagonista.. y a estas horas, puede que tu hijo ya esté durmiendo.

Nada como la lectura para entrar con buen pie a la cama. Espero que a vuestros hijos les guste tanto como a mi.

Un saludo para todos nuestros lectores!

foto: cutestpaw

Compartir
Articulo anteriorCroquetas de bacalao
Artículo siguienteCrema de zanahorias
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta