Don Mapache era un artista con sus manos haciendo objetos de adorno. Para ello usaba únicamente botones e hilo. Vivía humildemente pero con alegría.

-Tengo un trabajo que me gusta aunque no soy rico, gano lo suficiente  para vivir con dignidad. ¿Qué más puedo pedir? —decía, sonriente.

Un grupo de curiosos solía formarse en torno a su puesto de baratijas, y había quien se pasaba horas enteras admirando  maravillados el virtuoso trabajo de don Mapache.

Su Majestad el león, rey de la selva,  anunció su deseo de regalarle a su esposa un objeto valioso y, sobre todo, original. Ofreció a quien le presentase algo digno de tal cosa, grandes riquezas y honores.

-Don Mapache hizo un collar maravilloso a base de botones e hilo. Cuando se lo presentó al rey, éste quedó admirado del brillo que despedía tal regalo y lo aceptó, muy complacido.
El rey de la selva colmó de monedas de oro a don Mapache quien, con toda modestia, le dijo:
— No necesito tanta riqueza, Majestad. En mi trabajo tengo mi mayor recompensa.

Os preguntaréis. ¿Cómo podía brillar un collar hecho a base de botones e hilo? Era el amor volcado por don Mapache sobre su trabajo lo, que resplandecía en el collar. De ahí su infinito valor y el entusiasmo que demostró la reina al verle.

Amiguitos: Demosle valor a las cosas echas por nosotros mismos. Podemos hacer cosas maravillosas con materiales de poco valor, lo que importa es el esfuerzo y el amor que pongamos en lo que hacemos, y la confianza en nosotros mismos.

Extraído: Fábulas para niños

1 comentario

  1. Hola, buenas tardes.

    Me gustaria saber concretamente en que libro habeis encontrado la fabula o cuenta del vendedor de botones. Gracias

Dejar una respuesta