desnudo.jpg

Suele ser bastante común que hasta los 4 años aproximadamente, niños y niñas entre en el cuarto de los padres o al baño cuando lo estamos usando con cualquier excusa para mirarnos. Es la edad de descubrir el cuerpo de los demás.

Siempre tenemos que recordar que la sexualidad es algo natural y depende de cómo nosotros reaccionemos ante estas actitudes, cómo van a tomar la vivencia de la sexualidad nuestros hijos. No te olvides que educamos más con lo que hacemos que con lo que decimos.

Tú actitud tiene que ser serena y calma frente a esta curiosidad, absolutamente normal de conocer si el cuerpo de los demás es igual al de uno mismo o si es distinto. Para eso, la única forma que tienen los niños es espiar o directamente entrar al dormitorio o al baño.

Muchas veces se tiene vergüenza de hablar de estos temas, pero hay que cambiar, recuerda que toda actitud represiva puede comprometer el desarrollo natural de tu hijo, dificultando la realización de una vida sexual sana, llena de placer y amor en el futuro.

Debes desempolvarte de viejos prejuicios y tomar la curiosidad sexual infantil de la misma forma que todas las curiosidades que tienen a esa edad por todas las cosas que van descubriendo a su alrededor. No le cierres las puertas ante todas las cosas nuevas de la vida. Préstale atención por más pequeña que sea su curiosidad.

Dejar una respuesta