La meningitis es una enfermedad infecciosa que produce una inflamación de las meninges, las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal.

Existen dos tipos:

1. la meningitis vital, provocada por distintos virus,
2. la meningitis bacteriana, generada por las bacterias haemophilus influenzae  del tipo b o streptococcus pneumoniae (neumococo), meningococo y bacilo de la tuberculosis.

Los síntomas de ambas son parecidos e incluyen dolor de cabeza intenso, fiebre alta, rigidez en la nuca, náuseas, vómitos, lesiones en la piel. Por lo general, no hay diferencias entre las vitales y las bacterianas en cuanto a los síntomas.

Cuando hay síntomas sospechosos de una posible meningitis, los médicos, mediante una punción lumbar, confirman el diagnóstico y determinan de qué tipo se trata. Las alteraciones en el líquido de punción son específicas para una y otra, y la confirmación del tipo de germen se hace por medio de los cultivos.

El tratamiento también varía de una a otra. Mientras que en la vírica no hay que administrar antibióticos, en la bacteriana hay que hacerlo de forma inmediata.Habitualmente, el contagio se produce a través de la saliva y de la expectoración originada al toser, hablar o estornudar.

Para la meningitis provocada por las bacterias meningococo C, haemophilus influenzas b, neumococo y tuberculosa existen vacunas. Cuando un niño padece meningitis por meningococo, se administra un tratamiento a los familiares y niños con los que haya tenido contacto. En el caso de la meningitis vírica, no es posible evitar su aparición por contagio mediante la administración de un tratamiento preventivo.

Dejar una respuesta