Son muchas las posturas que podemos elegir para coger al recién nacido, todo dependerá del momento.

– Si quieres que se relaje, debes ponerlo cerca de tu corazón, sobre tu pecho y en contacto con tu piel.
– Si deseas que expulse los gases, puedes tumbarte sobre tu antebrazo y masajear suavemente y en sentido ascendente su espalda.
– Si tu intención es estimularle, cógele de forma que te mire a los ojos y háblale don voz suave.
– Si tiene hipo o acaba de comer, es mejor colocarle de pie con su cabecita descansando sobre tu hombro.
– Si quieres darle un masaje, conviene que le coloques boca abajo sobre tus piernas para poder acariciar su espalda.

Dejar una respuesta