Te ofrecemos una serie de dudas y preguntas sobre tu bebé:

  • ¿Por qué duerme con la boca abierta?

Si el pequeño respira por la boca es porque su nariz está obstruida. Las causas de la obstrucción pueden ser múltiples: una infección pasajera, la desviación del tabique nasal, una sinusitis… Hacia los cuatro o cinco años, aproximadamente, las más frecuentes son la hipertrofia de las vegetaciones y los resfrios, catarros y rinitis alérgicas. Es conveniente consultar con el otorrinolaringólogo para que él determine si sufre algún trastorno y, en ese caso, indique un tratamiento para corregirlo. Hay que tratar de limpiarle bien las fosas nasales antes de acostarlo.

  • La transpiración y erupciones

Los bebés presentan una transpiración excesiva, sobre todo en la cabeza. Esa transpiración se acompaña de grasa. Ambas secreciones salen por el mismo poro, por otra parte, su piel se esta descamando, porque está en proceso de renovación constante. Si estas células muertas no se renuevan con el baño, tapan los poros y la piel se irrita, dando lugar a la presencia de una erupción. No es motivo para preocuparse, pero este problema mejorará con el baño diario y a medida que el bebé crezca.

  • ¿Por qué le duele la frente?

Muchos pequeños suelen quejarse de dolor en la frente. Este se debe a un proceso inflamatorio a nivel de los senos frontales (unas cavidades dentro de los huesos de la cara que están llenos de aire), y es en la edad escolar cuando se inician los síntomas de inflamación en los senos localizados en la región frontal. A este trastorno se lo conoce como sinusitis. Se diagnostica con radiografías y es tratable.

  • Suelen mostrar cierta agitación

Los recién nacidos respiran más rápido que un adulto, el doble o incluso un poco más, aproximadamente de 30 a 40 respiraciones por minuto en estado tranquilo. Sin embargo, cuando se encuentran dormidos, tienen períodos en los que su respiración es más acelerada, que es cuando los padres lo notan, pero enseguida retoman el ritmo habitual.

  • Dieta antiestreñimiento

¿Tu hijo puja sin éxito? La solución está en una dieta que lo ayude a regular su tránsito intestinal. Si el niño ya sigue una dieta de alimentos sólidos y el pediatra le dio luz verde para comer de todo, es importante que sigas este consejo. Aumentar el aporte de agua y fibra, presente en abundancia en muchas frutas, verduras y hortalizas, no dudar en incluir ciruelas y kiwis. El pollo y el pescado son más suaves que la carne vacuna, la cual no es recomendable en caso de estreñimiento. Intentarlo unos días y pronto se verá la diferencia.

Dejar una respuesta