child-asleep-on-stiars

Igual que para los adultos disfrutar de un buen sueño es una actividad necesaria y reparadora, dormir bien y descansar también es esencial para el buen desarrollo de tus hijos. El descanso en la infancia es especialmente necesario por tres razones fundamentales:

  • Primero:  es la actividad en que más horas invierten los niños.
  • Segundo: los problemas nocturnos y las alteraciones diurnas de comportamiento están estrechamente relacionados.
  • Tercero: las alteraciones de los patrones del sueño producen estrés familiar y disfunciones escolares.

De hecho, los niños que tienen problemas con el sueño presentan alteraciones como:

  • Somnolencia diurna: Arrastran el sueño durante todo el día, lo que impide que se centren en sus actividades.
  • Retraso escolar: La somnolencia les provoca falta de concentración, desinterés y díficil asimilación de las actividades escolares y los conocimientos impartidos.
  • Falta de energía: Un descanso inadecuado se traduce en la carencia de fuerzas, y ésta no sólo en cansancio, sino que también desemboca en irritabilidad y apatía.

¿Cómo lograr que duerman bien?:

Para que tus hijos adquieran un hábito de sueño adecuado, intenta cumplir con los principios de la llamada “higiene del sueño”:

  • Haz qure utilice la cama sólo para dormir, que no juegue ni vea la televisión en ella.
  • Regula sus horarios y mantén constancia en las horas de acostarse y levantarse.
  • Prepara el ambiente en la habitación. Cama cómoda, temperatura agradable y nada de luces ni ruidos.
  • Espera un poco si llora. Antes de acudir, espera a ver si se duerme solo. Vigila si su llanto obedece a otros motivos: hambre, orina, fiebre.
  • Vigila que haya cenado bien. Procura que no se vaya a la cama con el estómago vacío ni tampoco demasiado lleno para que su sueño no se altere.
  • Evita que tome bebidas con cafeína (cola, café, té) en momentos cercanos a la hora de irse a dormir.
  • Espera a que tenga sueño cuando realmente no lo tiene. Permite que realice una actividad monótona que le ayude a adormecerse.
  • Procura que haga ejercicio de forma regular. Esto le ayudará a conciliar y mantener mejor el sueño.

Recuera que el descanso nocturno no es del todo suficiente para satisfacer las necesidades de tus hijos. Lo ideal es añadir una buena siesta para repara su desgaste energético.

Dejar una respuesta