ejer-kegel.jpg

Aunque los ejercicios del suelo pélvico no pueden evitar la episiotomía en caso preciso, sí ayudan a evitar el descenso acusado del cuello del útero, del recto, de la pared vaginal y de la vejiga. Y sin duda estos ejercicios, denominados de Kegel, te ayudarán a recuperar la zona perineal tras el parto, además de evitar la incontinencia urinaria. Practícalos a diario durante el embarazo y en el posparto.

EJERCICIOS SENCILLOS A SEGUIR:

1. Antes de comenzar, vacía la vejiga. Relájate y concéntrate en los músculos del suelo pélvico.

2. Colócate tumbada en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara. Mantén toda la espalda en el suelo, sin que quede ningún hueco en la zona lumbar. También puedes hacerlo sentada, como más cómoda te encuentres.

3. Contrae los músculos del piso pélvico (como si quisieras retener la orina) y cuenta hasta 10.

4. Después relaja el músculo completamente y cuenta de nuevo hasta 10, manteniendo esa posición.

5. Repite esta serie 10 veces, dos veces al día.
 

Dejar una respuesta