Por más ganas que tengas de dejar de cambiar pañales, no eres tú quien decide cuando ha llegado el momento de jubilarlos, sino él. Así pues, sólo queda prestar atención a su desarrollo para ir descubriendo cuando está, realmente preparado en todos los sentidos para dejar de usarlos. Como cada niño avanza a su propio ritmo, no existe una fecha común para todos en este aprendizaje.

Ten presente que para cuando llegue ese momento es necesario que primero alcance dos aspectos básicos:

1. ¿Está fisiológicamente preparado? Por regla general, alrededor de los dos años un niño ya es capaz de aprender a contraer y relajar sus esfínteres a voluntad, aunque algunos lo consiguen antes y otros después.

2. ¿Está psicológicamente preparado? De poco sirve que sepa controlar sus esfínteres si no dispone de un cierto grado de maduración intelectual, autonomía, seguridad o conocimiento del lenguaje que le permita afrontar este reto con garantías de éxito.

A medida que se aproxime su segundo cumpleaños, éstas son algunos de los aspectos o síntomas que iras viendo o notando:

  • Empieza a mostrar interés por ir al lavabo, por querer sentarse en él, por entrar al baño contigo
  • Notas que está a disgusto cuando se siente mojado
  • Su pañal está seco cuando se despierta por la mañana
  • Ha conseguido ya una buena rutina de alimentación y sueño
  • Entiende bien todos tus mensajes y sabe comunicarte sus sensaciones

Todos estos detalles te aclararán el panorama. En caso de duda, siempre es mejor esperar un poco que precipitarse. Así que, antes de empezar, asegúrate de que no vas a tener que arrepentirte a medio camino.

1 comentario

  1. Estoy preocupada por que aun mi hijo con 7 anos de edad aun se orina la cama necesito me orienten que puedo hacer gracias

Dejar una respuesta