preparacionparto.jpg

La práctica de ejercicio físico mejora la condición cardiovascular y muscular, favorece la corrección postural y evita un aumento excesivo de peso, lo que proporcionará a la embarazada una mejor condición física general y le permitirá enfrentarse al trabajo del embarazo y parto con menos riegos.

Así mimo disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, aumenta el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y crea hábitos de vida saludables.

Antes de nada, es primordial que consultes con tu médico si el tipo de ejercicio que quieres hacer es recomendable según tu estado físico y las condiciones de tu embarazo. Los deportes más recomendables serán las marcha, natación y ciclismo, que pueden realizarse hasta bien avanzando el embarazo.

Dar paseos de 20-30 minutos que, poco a poco puedas aumentar a 1 hora diaria es perfecto. Por supuesto, evita ejercicio de contacto físico, que se practiquen en superficie duras y que y que exijan un excesivo trabajo de la musculatura abdominal,

1 comentario

  1. Lo recomiendo, siempre tener en cuenta que estar embarazada no es estar sin movimientos, un estudio revelo que madres activas durante el embarazo permiten un parto mas natural y sin problemas, saludos!

Dejar una respuesta