estrabismo

Estrabismo significa literalmente «mirar torcido». Decimos que un niño tiene este problema cuando uno o los dos ojos se desvían de los ejes oculares, es decir, cuando la mirada no está alineada.

En qué consiste: Normalmente, uno de los ojos se desvía hacia adentro o hacia afuera, pero también puede hacerlo hacia arriba o hacia abajo. Puede tener varias causas:

  • Un problema relacionado con la muscu­latura del ojo: hay músculos que tiran más fuerte hacia un lado, y hacia ese lado se tuerce el ojo. Tiene repercusiones sobre la visión del pequeño, ya que el cerebro recibe dos imágenes diferentes de las cuales elimi­na una, lo que puede originar ojo vago.
  • Puede ser provocado por un problema de visión (por ejemplo, una hipermetropía alta que hace torcer el ojo al chico para ver mejor) o, excepcionalmente, a una enfer­medad que no tiene relación con la vista o los ojos, y en estos casos se convierte en un síntoma que nos ayuda a descubrir dicha enfermedad.

Cómo detectarlo: Los dos ojos no están alineados, y es posible que no se muevan a la par en la misma dirección (a veces o nunca). En los bebés puede haber un falso estrabismo: parece que el chiquito tuerce un ojo (por ejemplo, cuando mama), pero no es más que un efecto óptico debido a la forma del ojo o del puente de la nariz. El pediatra y el oftalmólogo son los responsables de diagnosticar correctamente un estrabismo.

Tratamiento: Cuando está asociado a mio­pía o hipermetropía, los anteojos pueden ayudara corregir la desviación de los ojos, incluso totalmente en algunos casos. Otros niños necesitarán cirugía, que no se puede realizar con láser.

Dejar una respuesta