embarazo

El polen es el polvo, más o menos grueso, que contiene los microgametofitos de las plantas con semilla. Estudios anteriores ya habían demostrado que cuando un bebé nacía durante una temporada de polen eras más propenso a padecer algún tipo de alergia en un futuro. Ahora, nuevos estudios han demostrado que una mujer embarazada con alergia al polen puede dar a luz  antes de lo esperado y, el feto puede tener problemas respiratorios.

Al parecer, un grupo de científicos de la División de Medicina Ocupacional y Ambiental de la Universidad de Umea ha declarado mediante una investigación que una exposición elevada al polen durante las últimas fases del embarazo (últimos meses) puede aumentar el riesgo de que el hijo desarrolle asma temprana o algún problema respiratorio. Además, estas mujeres pueden sufrir un parto prematuro debido a la alergia.

Por otro lado y aunque parezca un poco contradictorio, se recomienda tomar polen (alimento) durante el embarazo y lactancia por su gran poder remineralizante. Además de poseer otros grandes beneficios para el organismo ya sea de la embarazada o de cualquier persona. El polen gracias a su alto porcentaje en hidratos de carbono lo convierten en un complemento alimenticio ideal en periodos de escasa energía. Contiene un 20% de proteínas y un gran número de minerales y oligoelementos que ayudan a la función celular, muscular y esquelética.

En definitiva, es recomendable tomar polen en forma de té si estás embarazada; sin embargo, si tienes alergia a él, puede darte algunos problemas durante el embarazo.

 

 

Imagen: salud-hoy

Dejar una respuesta