raquitismo-1.jpg

Hoy en día vemos un rebrote del raquitismo, y los problemas comienzan a formarse en el embarazo. Por la falta de vitamina D en  el embarazo vemos que, cuando la exposición solar es insuficiente, sobre todo si el último trimestre de embarazo discurre en invierno, y las madres no recibieron suplementos de vitamina D, los niños pueden tener menor peso y longitud al nacimiento.

En estos casos puede que el raquitismo sea más frecuente y de presentación más precoz, al tiempo que  tienen más problemas respiratorios, más prolongados y con peor respuesta al tratamiento. Además, su masa ósea esta disminuida, con riesgo de tener huesos más frágiles y un mayor número de fracturas.

Por razones complejas de índole sobre todo educativas, económicas y sociales, existe un rebrote del raquitismo, especialmente se manifiesta en los llamados grupos de riesgo, debido por una parte, al fenómeno migratorio. Este rebrote se debe al incremento de niños que nacen prematuros y de bajo peso para la edad de gestación.

Y la alimentación, o sea el pecho materno generalmente es de madres que viven en zonas de insolación baja y no tienen suficiente aporte de vitamina D, por lo que el amamantamiento no es bueno, la madre no tiene las suficientes vitaminas .Sin embargo la leche materna es la mejor unión que existe entre el calcio y el fósforo para favorecer la absorción de estos minerales.

Dejar una respuesta